lunes, 29 de octubre de 2007

ZENOBIA, LA REINA DE PALMIRA

Una piensa en Palmira y se le vuelve la mente soñadora, imagina hermosas construcciones, rodeadas de bellos jardines.

En realidad, si visitamos cualquier página web buscando imágenes de Palmira o miramos las imágenes de esa bella ciudad en cualquier enciclopedia, nos encontramos con unas ruinas hermosas, aunque pueda parecer una contradicción.

En Palmira (se encuentra en la actual Siria), vivió hace unos 1300 años Septimia Zenobia, reina de esta ciudad.


No se sabe en concreto la fecha de su nacimiento, aunque la mayoría de las personas dedicadas a la investigación la sitúan en torno al año 240.

Cuando nos enfrentamos a la tarea de encontrar información sobre esta reina, son varias las características comunes que podemos encontrar, independientemente de las fuentes:

  • Fue la segunda esposa de Odenato, rey “cliente” del imperio romano durante el siglo III en Palmira.

  • Puesto que la familia de este rey había adquirido la ciudadanía romana tiempo atrás, se encuentran ambos incluidos en las listas de gobernantes romanos de la época.

  • Tuvo hijos con Odenato, aunque su hijo primogénito y el más nombrado fue Vabalato.

  • Una nota sobre Odenato. Su primera mujer le dio un hijo, Septimio Hairan (Herodes), pero no existe ninguna referencia sobre ella.

  • Tras el asesinato de Odenato y su primogénito, después de una batalla cumpliendo con su deber para Roma, esto es, mantener las fronteras del Imperio en el Este seguras, Zenobia toma el poder en nombre de su hijo Vabalato, menor de edad.

  • Fue aceptada sin ningún tipo de reservas por sus súbditos, aunque también hay quien dice que participó en la conspiración que encabezó el primo de Odenato para eliminar al rey.

  • Decía ser descendiente de Cleopatra VII, la legendaria reina de Egipto. Esto es realmente dudoso, pues aunque al parecer su madre fue egipcia, no existe prueba alguna sobre dicha relación.

  • Era una reina culta, amante de las artes, políglota (hablaba varios idiomas, entre ellos el egipcio), que se rodeó de grandes pensadores de la época.

  • Era capaz de dirigir a su ejército en las batallas pues había participado en las contiendas que su marido había liderado.

Con estas características, diríamos que estamos ante una gran gobernante. Y así fue mientras que fue útil para el Imperio romano.

Mientras Zenobia mantuvo las fronteras seguras, al igual que su esposo, y los emperadores romanos podían estar en otros lugares del mundo conocido ampliando sus territorios (Claudio y Galieno), todo fue bien.

Sin embargo, llegó un momento en el que Zenobia adquirió mucho poder. Sus miras ya no eran sólo mantener seguro el Imperio, si no crear el suyo propio. De hecho, fueron los romanos los que le dieron el título de rey del Este a Odenato, siempre bajo el mando romano, pero con bastante libertad.

Fue el emperador Aureliano quien temió por el imperio bajo el gobierno de Zenobia. Creyendo que había que poner fin al afán de conquista y reconquista de Zenobia, le negó el mismo reconocimiento que se le dio a su marido para su hijo Vabalato. Ahí fue donde se produjo el punto de inflexión. El emperador se dirigió hacia la región para acabar con la supuesta rebelión, que por otra parte había provocado él con su negativa.

Probablemente las ideas de Zenobia fuesen esas, recuperar el esplendor de su antiguo reino, gobernar un gran territorio sin poderes superiores. Tal vez Aureliano intuyese ese peligro porque la reina hizo acuñar monedas en las que Vabalato aparecía con la misma condición que su padre, rey. El caso es que el emperador venció a los ejércitos de Zenobia y la hizo prisionera.


No fue ejecutada, si no llevada a Roma. Aureliano fue muy criticado por ello, pero admiraba profundamente a esta mujer y fue capaz de enviar una carta al senado romano, haciéndoles ver que no había motivo para eliminar a una persona que había resultado muy valiosa para el Imperio. Zenobia terminó sus días en una villa en la actual Tívoli, Italia. Su muerte pudo suceder hacia el año 274.


Si queréis leer el texto que aparece en Historia Augusta sobre Zenobia, entrad en esta página web:


http://www.cervantesvirtual.com/


1 comentario:

Anónimo dijo...

La historia de esta reina, Zenobia, es apasionantes. Sería ideal una película de cine, donde podamos recrearnos con los detalles de su vida, su personalidad, su valentía para sacar adelante su pueblo.
El contenido de la historia es fuerte y se entrelaza con otras.
Ojalá Hollywood tome esta historia.