sábado, 28 de febrero de 2009

LA EDAD MEDIA ESPAÑOLA. LA SUCESIÓN DE LA CORONA


Hola a todas y a todos. Después de unos meses, vuelvo a gestionar mi blog. Espero que la distancia entre artículo y artículo no vuelva a ser tan larga.

Con este artículo, comienzo una serie dedicada a la Edad Media española. Empiezo hablando de algunas mujeres que reinaron o fueron regentes, porque -aún con bastante escasez de datos- son las mujeres de las que ha quedado algún documento para la posteridad.

Más adelante, la etapa medieval española es especialmente rica en acontecimientos y formas de sociedades -recordemos que llegaron a convivir tres culturas en España durante esta época-, aparecerán otros artículos sobre las costumbres y vida cotidiana de las mujeres. Comencemos con algunos nombres de reinas.

NOMBRES DE MUJER

Las referencias históricas sobre los derechos sucesorios de una mujer aparecen por vez primera en Castilla. Durante un tiempo, Berenguela, hija de Alfonso X, fue la heredera del reino, ya que cuando se produjo la designación del sucesor del rey, todavía no había ningún hijo varón. En el momento en el que nació un niño, Berenguela -año 1255- dejó de poseer ese derecho y éste pasó a su hermano Fernando de la Cerda.

Fue Alfonso X, en sus Partidas, el que estableció -también por primera vez- el orden que ocupaban las mujeres en la sucesión de la corona. Evidentemente, daban prioridad a los herederos varones, pero en el caso de que no hubiese ninguno, el derecho pasaba a las hijas. Luego, no habían de casarse con nadie para transmitir los derechos reales, podían hacer uso de ellos.

CLaro que el hecho de que los derechos pasasen a las mujeres era bastante difícil, pues los reyes poseían el derecho no escrito de tener más de una mujer. Es decir, la mujer legítima, la bendecida por la iglesia y la sociedad, era la reina, pero el rey podía mantener concubinas que también podían darle hijos varones que adquirían los derechos al trono, siempre que a su padre le conviniese reconocerles como herederos.

Aquello no se consideraba adulterio. Un dato: el adulterio probado ¿? de la reina o cualquier mujer que formase parte del círculo del rey, era castigado con la muerte.

Algunas reinas regentes fueron Berenguela de Castilla -año 1217 aproximadamente (ejerció el poder mientras su hermano, el rey Enrique I de Castilla fue menor de edad y durante la minoría de su hijo Fernando)-.
Blanca de Artois, esposa del rey Enrique I de Navarra, fue la regente de su hija Juana I, ya que no tenía hijos varones. Claro que después de una serie de conflictos políticos sucesorios se decidió que Juana se casara con el futuro Felipe IV, por lo que la regencia pasó a manos de su suegro.

Hubo otras mujeres que defendieron sus derechos ante los más altos estamentos religiosos, recalcando su legitimidad por ser hijas dentro del matrimonio "oficial"; este fue el caso de María de Montpellier, madre de Jaime I. El papa Inocencio III le dio la razón y heredó los derechos del señorío de Montpellier.

Son muchos los nombres de reyes que aparecen, pues hasta la llegada de los Reyes Católicos, España no pasó a estar más o menos unificada. Había varios reinos con sus respectivos reyes: Castilla, Navarra, Aragón, etc...

FUENTE: LAS MUJERES EN LA ESPAÑA MEDIEVAL. LA SOCIEDAD URBANA. HISTORIA DE LAS MUJERES EN ESPAÑA, VV.AA. ED. SÍNTESIS. 1997