sábado, 13 de noviembre de 2010

Mae West


"Cuando soy buena,
soy muy buena,
cuando soy mala...
soy mejor"
Mae West en, "No soy ningún ángel" - 1933


Mae West fue una actriz estadounidense que comenzó en Broadway y triunfó durante los años veinte. Sus obras, escritas por ella misma, llevaban títulos tan directos como "Sex". Para el teatro tal vez no fueran tan escandalosas, a pesar de que la actriz fue arrestada por escándalo público, lo que le proporcionó una buena dosis de publicidad. Ella permaneció en la cárcel incluso cuando tuvo la posibilidad de pagar su fianza, pues disponía de dinero para ello, pero prefirió quedarse el tiempo que le correspondía porque era una experiencia que tenía que vivir.

Mi interés por esta artista surgió antes del verano. Navegando en busca de mujeres olvidadas o poco reconocidas por una u otra razón, me encontré con un grupo de actrices americanas que hasta comienzos de los años treinta en USA tuvieron cierta libertad para interpretar papeles de féminas transgresoras sin que eso estuviese muy mal visto. Hasta que hacia 1934 aproximadamente entró en pleno vigor y funcionamiento el llamado Cógido Hays, regulador del comportamiento en el mundo del espectáculo y guardián de la moral americana.

En fin, más tarde tuve la posibilidad de ver el documental Complicated Women que habla sobre este grupo de actrices que durante unos años tuvieron esa libertad fugaz de comportarse como quisieran en la gran pantalla, mostrando a mujeres desinhibidas, directoras de multinacionales, madres solteras, solteras por decisión propia y convencimiento, seductoras igual que podrían serlo los hombres, etc., etc., papeles que se les podría suponer a los señores, pero no a las mujeres, guardianas (supuestamente) de la moral y del hogar.

Mi sorpresa se acentuó cuando apenas le dedican unos segundos a Mae West. ¿Por qué? Mae West fue guionista de sus películas, autora -como he mencionado al principio de la entrada- de sus obras en Broadway, y tuvo el valor de dejar el cine cuando -a pesar de intentarlo en repetidas ocasiones según narró ella misma en alguna entrevista que le hicieron después- el código Hays se convirtió en algo insoportable incluso para ella. Se dedicó a montar sus espectáculos en Las Vegas, donde gozaba de más libertad.

¿Por qué se la obvia así en ese documental? Se alaba a Norma Shearer, que hizo el papel de una mujer que se venga de su marido cuando éste le es infiel actuando de la misma manera, en la película La divorciada. Se alaba a Greta Garbo en su papel en La Reina Cristina de Suecia, sobre todo porque en esa versión se trataba la bisexualidad supuesta de la reina.

Yo creo que si se obvia a Mae es porque más que sensual era sexual. No se andaba por las ramas. Ella actuaba en sus películas sin envolverse en ese halo de feminidad que envuelve a casi todas las demás actrices de la época. Era directa, todo menos sencilla y a veces utilizaba en exceso un punto masculino. Tal vez sea por eso. Tal vez porque satirizaba hasta el límite el juego de la seducción.

No lo sé. Sin embargo, de ella han quedado canciones, frases que muchas personas han utilizado, utilizan y seguirán utilizando en discursos y no puedes evitar sonreír cuando ves cómo se las ingenia para que todos los hombres caigan rendidos a sus pies. Evidentemente sabes que es una película, aún así parece ser que había mucho de cierto en su vida real.
Espero que alguna de las biografías que se han escrito sobre ella en inglés sean traducidas al castellano, o al menos se publiquen en España, aunque sean en inglés, porque no hay forma de encontrarlas.

Si queréis saber más, pinchad aquí, es su página oficial, sólo que está en inglés.
Un saludo. Mila.

7 comentarios:

Pablo D. dijo...

Muy interesante esta mujer, Mila.

La verdad que las mujeres que se atrevían a sobrepasar la línea de lo convencional eran aplastadas por el peso del oscurantismo y del olvido forzado...

Buscaré el documental para echarle un vistazo.

Gracias por traernos a este frantástico personaje.

Un saludo!

almalaire dijo...

Hay muchas referencias a ella en la obra de Fernán Gómez :)...Se ve que el era niño cuando ella era una diosa.

Maldito código Hays.

Un saludo, Mila

Mila dijo...

Hola Pablo,
Si puedes ver el documental es bastante interesante porque alguna de las personas que interviene en él (ahora no recuerdo quién) comenta que incluso ahora podría resultar "llamativo" ese tipo de comportamientos. Ver para creer.
Un saludo. Mila.

Mila dijo...

Hola almalaire,
Buscaré esas referencias, suena interesante.
Gracias por tu comentario.
Un saludo, Mila.

Mery dijo...

Era irreverente, se atrevía a ser ella misma y resultaba la bella de las bellas por encima de cualquier parámetro.. Como el de la edad (era una sex symbol al final de su treintena). Graciar por el blog, me encanta.

Anónimo dijo...

¿QUE ESTÁ MAL TENER MORAL?

Mila dijo...

Hola Anónimo,
Claro que no está mal tener moral. A lo que yo me refiero con este artículo es a la doble moral. El grupo de actrices que menciono en este artículo, concretamente Mae West, se comportaban en la gran pantalla igual que lo hacían los hombres, hasta que llegó el Código Hays. Nadie tiene porque ser guardián de nada por ser hombre o mujer, puede serlo por ser persona, creo yo. Si quiere, por supuesto. Gracias por pasarte por el blog. Un saludo.